LIBERTAD DE ELECCIÓN: POR QUÉ LOS PROGRAMAS DE EDUCACIÓN ESPECIAL DEBEN SER TRANSPARENTES SOBRE SUS ENFOQUES

Una experiencia en primera persona puede ayudarnos a entender el valor de conocer los diferentes enfoques que se utilizan en el ámbito educativo.

En esta nueva entrada compartimos una de las experiencias personales que la Dra. Mona Delahookeha publicado en su blog.

Cuando los padres inscriben a sus hijos en una escuela, a menudo no se dan cuenta de que están eligiendo no solo un programa, sino un enfoque completo.

Me acordé de esto cuando me pidieron que observara a una niña pequeña en una escuela preescolar patrocinada por el estado para niños con diferencias de desarrollo. “Ana”, de 3 años, estaba jugando alegremente cuando notó que un niño en el salón de clase tenía un juguete que le gustaba. Corriendo para conseguirlo, Ana resbaló y cayó, rompiendo a llorar. Un miembro del personal vino a consolarla, y Ana se sentó cerca, llorando más suavemente y tratando de recuperar el aliento.

Después de unos diez minutos, un terapeuta que había estado trabajando con Ana hizo una seña al empleado. En lugar de consolar a la niña, la terapeuta trató de distraerla con otro juguete. Ana siguió llorando, pero el terapeuta se alejó, asegurándole a la niña que estaba bien. Cuando Ana volvió a mirar hacia el miembro del personal que inicialmente la había consolado, claramente pidiendo más consuelo, el terapeuta intervino, dirigiéndose en silencio al miembro del personal.

“Este es un comportamiento de búsqueda de atención, y es probable que tenga una reacción más grande porque estás en la habitación”, dijo el terapeuta, pidiéndole al miembro del personal que saliera de la habitación.

Seguramente el terapeuta tenía buenas intenciones para Ana. Pero la forma en que eligió abordar el llanto de la niña ilustra el marcado contraste entre varios enfoques para ayudar a esos niños. El terapeuta de Ana fue entrenado en la ciencia de la terapia conductual, que trata muchos comportamientos como una oportunidad para el refuerzo y las consecuencias. En contraste, los enfoques basados en el desarrollo y las relaciones usan las emociones del niño como una guía para todas las interacciones.

El terapeuta vio la atención del empleado como un refuerzo de su comportamiento (llanto). Disiento con este enfoque y creo que antes de intervenir, debemos apreciar plenamente el significado de los comportamientos del niño.

Lo que vi fue una niña en apuros, que pasó del estado de alerta tranquilo (la “zona verde”) a la desregulación emocional (la “zona roja”). Tina Bryson y Dan Siegel, autores del nuevo libro The Yes Brain dirían que la caída de Ana provocó que pasara de un “Estado Cerebral SI” a un “Estado Cerebral NO”, en el que fue temporalmente incapaz de tomar decisiones, pensar con claridad o hablar sobre sus acciones.

Lo que ella necesitaba era exactamente lo que el instinto del empleado le decía que hiciera: consolar a la niña. Llamamos a este acto humano corregulación, y es esencial para un desarrollo social y emocional saludable.

Este es el problema: cuando los padres de Ana la inscribieron en el programa preescolar, no tenían idea de que tenía una orientación particular, es decir, que todos los comportamientos se aprenden del entorno (condicionados) y están sujetos a consecuencias. El personal de la escuela generalmente reforzaba el comportamiento “preferido” e ignoraba el comportamiento “menos preferido”. Sus padres podrían haberse sentido más cómodos con una escuela que usara un enfoque basado en las relaciones, uno que priorice las relaciones de apoyo en la vida de un niño por sobre el cumplimiento y las conductas fácilmente observables.

Pero los padres de Ana no tenían forma fácil de saber que tenían opciones con respecto al mejor entorno y enfoque para su pequeña con necesidades especiales.

Lo que necesitamos es que las escuelas, clínicas y agencias públicas se capaciten en modalidades educativas y de tratamiento más nuevas, informadas por la neurociencia, y respetuosas con las emociones de los niños.

Hasta que lo hagan, las escuelas deben ser transparentes y comunicativas sobre sus enfoques para que los padres, los padres adoptivos y los cuidadores tengan la oportunidad de elegir el enfoque que mejor se adapte a su propia perspectiva y que sea más apropiado para el niño.

Es esencial que los padres comprendan las diferencias entre los enfoques, ya que la manera en que enseñamos o tratamos a un niño puede tener un impacto significativo en la salud mental y la capacidad de recuperación del niño.

En mi estado, California, un grupo pequeño pero poderoso de padres y profesionales voluntarios ha estado trabajando durante años para asegurarse de que cuando un niño necesite apoyo, los padres estén completamente informados sobre las opciones que tienen ante sí.

Como profesionales, todos nosotros, sin importar nuestro entrenamiento u orientación, deberíamos abogar por que los padres estén completamente informados de sus elecciones. Y cuando trabajamos con padres, siempre debemos hacer un esfuerzo para asegurarnos de que conocen sus opciones.

Eso es lo que hice por los padres de Ana. Después de compartir con ellos mis observaciones sobre cómo los profesionales de su escuela reaccionaron al estallido de Ana, sus padres decidieron pedirle a la agencia estatal que ubicara a Ana en una escuela diferente, cuyo enfoque estuviera más alineado con la cultura y los valores de su familia. Matricularon a Ana en una escuela preescolar basada en principios de desarrollo, individualizados y basados en relaciones (DIR).

Afortunadamente, Ana prosperó allí y pudo pasar dos años después a un aula de educación infantil con un maestro que priorizó las relaciones. Para Ana, como para muchos niños, estar en un entorno más apropiado marcó la diferencia.

Proporciono capacitación a las agencias públicas en enfoques de desarrollo neurológico y describo los “procedimientos” de los enfoques basados en las relaciones en mi libro para profesionales de la infancia.

La entrada original de este post se encuentra en Freedom of Choice: Why Special Education Programs Should be Transparent About their Approaches.

Publica un comentario

Your email address will not be published.