¿QUÉ ES MEJOR, RECOMPENSAS O CASTIGOS? NINGUNO

Recientemente, el The New York Times ha publicado un interesante artículo sobre el uso de las recompensas o castigos en la crianza de los niños. ¿Qué es mejor? ¿Qué debemos hacer? Una infinidad de preguntas que este articulo intenta responder.

Las recompensas y los castigos son condicionales, pero nuestro amor y consideración positiva por nuestros hijos debe ser incondicional. Aquí se explica cómo cambiar la conversación y el comportamiento.

“Siento una sensación de temor cuando se acerca la hora de acostarse. Ya estamos otra vez”

Un padre dijo esto en nuestra oficina de terapia familiar un día, describiendo las payasadas previas a la cama de su hijo. El niño se volvía loco a medida que se acercaba la hora de acostarse, obstinadamente ignorando las instrucciones de sus padres y teniendo una pataleta ante la mención de un pijama. Los padres se sentían frustrados y perplejos.

Nos hicieron una pregunta que escuchamos mucho: ¿Deberían enviarlo seriamente a pensar y quitarle su tiempo de televisión cuando actuaba de esta manera (castigos)? ¿O establecer un sistema para tentarlo con pegatinas y premios por buen comportamiento (recompensas)?

Muchos padres crecieron con castigos y es comprensible que confíen en ellos. Pero los castigos tienden a intensificar el conflicto y a detener el aprendizaje. Provocan una respuesta de lucha o huida, lo que significa que el pensamiento sofisticado en la corteza frontal se apaga y los mecanismos de defensa básicos entran en juego. Los castigos nos hacen o rebeldes, o nos sentimos avergonzados o enfadados, reprimimos nuestros sentimientos o descubrimos cómo no ser atrapados. En este caso, la resistencia completa de un niño de 4 años estaría en su apogeo.

Entonces, las recompensas son la opción positiva, ¿verdad?

No tan rápido. Las recompensas son como el gemelo astuto del castigo. Las familias los encuentran atractivos (comprensiblemente), porque las recompensas pueden controlar a un niño momentáneamente. Pero el efecto puede desaparecer, o incluso puede ser contraproducente: “¿Cuánto recibo?”, dijo la hija de un participante un día le pidieron que recogiera su habitación.

Durante décadas, los psicólogos han sugerido que las recompensas pueden disminuir nuestra motivación y disfrute natural. Por ejemplo, los niños a los que les gusta dibujar y, en condiciones experimentales, les pagan para hacerlo, dibujan menos que aquellos que no reciben pago. Los niños que son recompensados por compartir lo hacen menos, y así sucesivamente. Esto es lo que los psicólogos llaman el “efecto de súper justificación”: la recompensa externa eclipsa la motivación interna del niño.

Las recompensas también se han asociado con la disminución de la creatividad. En una serie clásica de estudios, a las personas se les dió un conjunto de materiales (una caja de chinchetas, una vela y un libro de cerillas) y se les pidió que descubrieran cómo colocar la vela en la pared. La solución requiere un pensamiento innovador: ver los materiales de una manera no relacionada con su propósito (la caja como candelabro). Las personas a las que se les dijo que serían recompensadas por resolver este dilema tardaron más, en promedio, en resolverlo. Las recompensas estrechan nuestro campo de visión. Nuestros cerebros dejan de tratarlo libremente. Dejamos de pensar profundamente y de ver las posibilidades.

Todo el concepto de castigos y recompensas se basa en suposiciones negativas sobre los niños: que necesitan ser controlados y modelados por nosotros, y que no tienen buenas intenciones. Pero podemos cambiar esto para ver a los niños como capaces, conectados para la empatía, la cooperación, el espíritu de equipo y el trabajo duro. Esa perspectiva cambia la manera en que hablamos a los niños.

Las recompensas y los castigos son condicionales, pero nuestro amor y consideración positiva por nuestros hijos debe ser incondicional. De hecho, cuando lideramos con empatía y realmente escuchamos a nuestros hijos, es más probable que nos escuchen. Las siguientes son sugerencias sobre cómo cambiar la conversación y cambiar el comportamiento.

Mira Debajo de la Superficie

Los niños no golpean a sus hermanos, ignoran a sus padres o tienen rabietas en la tienda de comestibles sin ninguna razón. Cuando abordamos lo que está sucediendo realmente, nuestra ayuda es significativa y más duradera. Tratar de ver lo que hay bajo la superficie hace que los niños estén menos a la defensiva, más abiertos a escuchar límites y reglas, y más creativos para resolver problemas.

En lugar de decir: Sé amable con tu amigo y comparte, o no tendrás tiempo de televisión más tarde.

Diga: Hmm, todavía estás trabajando para aprender a compartir tu nuevo juego de construcción. Lo entiendo. Compartir es difícil al principio, y te sientes un poco enfadado. ¿Puedes pensar en un plan para jugar todos juntos? Déjame saber si necesitas ayuda.

El llanto, la resistencia y la agresión física pueden ser la punta del iceberg. Bajo la superficie podría haber hambre, privación del sueño, sobreestimulación, sentimientos desbordantes, estar desarrollando una habilidad nueva o estar en un entorno nuevo. Pensar de esta manera te convierte en un compañero para guiar, en lugar de un adversario para controlar.

Motivar en lugar de recompensar

La motivación es genial, cuando tiene el mensaje subyacente: “Confío en ti y creo que quieres cooperar y ayudar. Somos un equipo”. Esta es una diferencia sutil respecto a las recompensas, pero es una poderosa.

En lugar de decir: Si limpias tu habitación, podemos ir al parque. Es mejor que lo hagas, sino, no hay parque.

Diga: Cuando tu habitación esté limpia, iremos al parque. ¡Tengo muchas ganas de ir! Avísame si necesitas ayuda.

Ayuda en lugar de castigar

La idea de un castigo transmite el mensaje: “Necesito hacerte sufrir por lo que hiciste”. Muchos padres realmente no quieren comunicar esto, pero tampoco quieren ser permisivos. La buena noticia es que puede mantener los límites y guiar a los niños, sin castigos.

En lugar de decir: No estás jugando bien, así que se acabó. ¿Cuántas veces tengo que decírtelo?

Diga: ¡Te sientes un poco salvaje, puedo ver eso! Voy a llevarte fuera porque no es seguro jugar de esta manera. Vamos a calmarnos en algún lado.

En lugar de decir: Fuiste grosero conmigo y usaste palabrotas. Eso es inaceptable. Me llevo tu teléfono.

Diga: Wow, estás realmente enfadado. He oído eso. No está bien usar esas palabras. Vamos a guardar tu teléfono por ahora para que puedas tener algo de espacio en tu mente. Cuando estés listo, cuéntame más sobre lo que te está molestando. Vamos a averiguar qué hacer juntos.

Comprometerse

Los humanos no son perezosos por naturaleza (no es un rasgo adaptativo), y especialmente no los niños. Nos gusta trabajar duro, si nos sentimos parte de un equipo. Los niños pequeños quieren ser miembros capaces, de la familia y les gusta ayudar si saben que su contribución es importante y no solo para exhibirse. Permítales ayudar de una manera real desde el momento en que son niños pequeños, en lugar de asumir que necesitan distraerse mientras hacen el trabajo.

Tenga una reunión familiar para hacer una lluvia de ideas de todas las tareas diarias que la familia necesita hacer. Pida ideas de cada miembro de la familia. Haga una tabla para los niños (o haga que ellos hagan la suya), con un lugar donde anotar cuándo se completan las tareas.

En el caso del niño travieso a la hora de acostarse, cuando los padres miraron bajo la superficie, progresaron. Resultó que el niño estaba cansado, así que dejaron de lado algunas actividades programadas y pautaron más tiempo de descanso por las noches. Cuando comenzó a alterarse, su madre lo envolvió en su toalla de baño y dijo que era su burrito favorito. Ella reconoció que debía haber sido difícil para él cuando tuvo que quedarse a trabajar hasta tarde: “Tal vez te has sentido triste porque me he perdido la hora de ir a dormir en las últimas semanas, lo sé. Oye, ¿podemos leer nuestro libro favorito esta noche?”. Hicieron una tabla que enumeraba cada paso de su rutina y pidieron su opinión. Con el tiempo, el niño dejó de resistirse, y el tono a la hora de acostarse pasó del terror a la verdadera conexión y disfrute.

No importa cuán irracional o difícil parezca una situación, podemos responder de una manera que diga: “Te veo. Estoy aquí para entender y ayudar. Estoy de tu lado. Lo solucionaremos juntos”.

Heather Turgeon es psicoterapeuta y coautora, junto con Julie Wright, del nuevo libro “Ahora diga esto: las palabras correctas para resolver cada dilema de crianza”.

El enlace original a la noticia puede encontrarse a continuación: https://www.nytimes.com/2018/08/21/well/family/which-is-better-rewards-or-punishments-neither.html

Publica un comentario

Your email address will not be published.