UN NUEVO E IMPORTANTE TRABAJO SOBRE EL AUTISMO PODRÍA CAMBIAR LAS INTERVENCIONES

Una nueva investigación que se encuentra en publicación está cuestionando fuertemente la idea de que las personas con autismo no están interesadas en socializar.

Este post de UC Santa Cruz nos invita a reflexionar sobre uno de los aspectos que más preocupan a las familias de los niños con TEA, la interacción social. ¡Os invitamos a leerlo y comentarnos que os sugiere!

El documento original en el que se basa esta noticia se titula Being vs. Appearing Socially Uninterested: Challenging Assumptionsabout Social Motivation in Autism, es decir, “Siendo vs. Aparentando Socialmente Desinteresado: Desafiando las Suposiciones sobre la Motivación Social en el Autismo”. Esta publicación cuestiona la suposición generalizada de que las conductas inusuales de las personas autistas se basan en que no tienen una motivación social. Más bien, sugieren los autores, sus señales sociales son malentendidas, una idea que los autores creen que podría abrir la puerta a intervenciones más efectivas.

“Esperamos que esta investigación conduzca a un tratamiento más respetuoso de las personas con autismo, así como al desarrollo de métodos más efectivos para apoyarlos”, dijo Nameera Akhtar, profesora de psicología en la Universidad de California, Santa Cruz, que fue coautora del artículo. Junto al autor principal, Vikram Jaswal, profesor asociado de psicología en la Universidad de Virginia.

Centrándose en lo que las personas autistas tienen que decir sobre sus propias experiencias, los autores exploran cuatro comportamientos comunes entre las personas con autismo: contacto visual bajo, señalamiento infrecuente, movimientos repetitivos y ecolalia, que es la repetición textual de palabras y frases, y ofrecen explicaciones alternativas para cada comportamiento.

“Creemos que las intervenciones más efectivas implicarán enseñar a las personas autistas y no autistas a reconocer las señales sociales de los demás, en lugar de insistir en que los autistas se comporten como lo hacen los no autistas”, dijo Jaswal.

Muchas personas autistas expresan un profundo anhelo de conexión social, según Akhtar y Jaswal, los cuales presentan explicaciones alternativas de por qué los autistas se comportan de manera que los no autistas interpretan como signo de que no están interesados socialmente.

El contacto visual bajo podría deberse a que algunos autistas dicen que les resulta difícil prestar atención a lo que alguien está diciendo mientras lo miran, según los autores. “Irónicamente, no mirar a alguien a los ojos en realidad puede significar que se esfuerzan por prestar atención y participar en la conversación, aunque pueda interpretarse de la manera opuesta”, dijo Akhtar.

Cuando se trata de señalar con poca frecuencia, Jaswal dijo que muchos autistas han explicado, y la investigación apoya, que experimentan dificultades para hacer que su cuerpo haga lo que quieren que haga.

“En el caso de señalar, es posible que quieran compartir algo interesante con otra persona, pero simplemente no puedan armar o llevar a cabo el complejo plan motor que se necesita para hacer eso”, dijo.

Muchas personas se enganchan con movimientos repetitivos, como golpearse los pies o girar un lápiz cuando están ansiosos o aburridos, independientemente de si tienen un diagnóstico de autismo, señalaron los autores. Algunos autistas explicaron que consideran que estos comportamientos son reconfortantes y, en algunos casos, simplemente no pueden dejar de hacerlo, aunque saben que otros pueden percibirlos como extraños, dijeron.

Del mismo modo, los autistas y los no autistas usan citas de películas y televisión para comunicar algo sobre una situación. Cuando el significado de una instancia determinada de ecolalia no es inmediatamente obvio, eso no significa que no haya significado, dijeron Jaswal y Akhtar. De hecho, la ecolalia puede representar una forma profunda de tratar de conectarse con otras personas. En un reposte descrito en el documento, un niño autista repitió, “Chicken Little pensó que el cielo estaba cayendo, pero el cielo no se está cayendo”, cuando su madre estaba abatida por la muerte de un amigo.

La suposición de que las conductas inusuales de las personas autistas indican una disminución de la motivación social ha tenido profundos y, a menudo, negativos efectos en la forma en que se estudian y tratan, según los autores. Akhtar y Jaswal desafían esa suposición y piden la consideración de explicaciones alternativas.

“Escuchar a las personas autistas depende mucho del pensamiento convencional. Debemos tomar en serio lo que dicen”, dijo Akhtar. “Muchos de ellos expresan un profundo deseo de interactuar con otras personas. Necesitamos considerar explicaciones alternativas para comportamientos inusuales, y estar abiertos a la posibilidad de que las personas autistas puedan expresar su interés social en formas idiosincrásicas”.

La entrada original de este interesante post puede encontrarse en el siguiente enlace: https://news.ucsc.edu/2018/06/akhtar-autism.html

Publica un comentario

Your email address will not be published.