Buscando atención con razón: una nueva mirada

Otro aporte de “The Visible Parent”, un blog para familias, maestros, y profesionales relacionados con niños con diferencias en el desarrollo.

La niñita había estado en funciones desde las 6:30 de la mañana. A 15:00, había participado en tres manualidades, dos corros, 2 recreos, almuerzo, y más de 50 transiciones, grandes y pequeñas. Cuando la ví, estaba tumbada en el suelo “ignorando” un pedido de su maestra de recoger sus pertenencias y marchar a casa. Su auxiliar en el aula me susurró al oído: “aquí es donde está buscando atención”

Una mamá informa que la maestra de su niño cree que se rasca la piel exageradamente para “llamar la atención”. Pacientemente, la madre explicó a la maestra que el niño tenía eccema, y le mostró la pequeñas cicatrices dejadas por las erupciones.

Todos los días me encuentro con situaciones como esta en la que los comportamientos de los niños se clasifican como búsqueda de atención, sin tratar de entender qué hay detrás de ellas para comprender por qué los niños necesitan la atención. Aquí es donde la neurociencia actual puede ayudar a los padres, maestros y profesionales de llegar a una nueva comprensión de los comportamientos de “búsqueda de atención”. Esta comprensión deja a los adultos la responsabilidad descubrir los mensajes que los niños están enviando a través de sus comportamientos. Y dará lugar a un enfoque más individualizado para cada niño con necesidades especiales.

He aquí tres sugerencias para entender qué hay detrás de la superficie de los comportamientos y analizar el significado de la búsqueda de atención:

  1. Si el niño no puede hablar, analizar o expresar sentimientos y pensamientos relacionados con los comportamientos, explora cuidadosamente los significados potenciales de sus acciones. En la primer situación que describí más arriba, la niña estaba agotada y necesitaba la sensación propioceptiva (de sus músculos y articulaciones) de estar tumbada para poder responder a la demanda de la tarea. No podía expresar verbalmente : “Estoy cansada, necesito una pausa.”
  2. Entiende la diferencia entre la prueba intencional de límites y un niño que está tratando de satisfacer una necesidad sensorial. La última opción sería una adaptación, algo que el niño necesita a un nivel físico. Es esencial determinar si el niño está reaccionando a necesidades internas, ya que estas frecuentemente tienen muchos canales (emocional, sensorial, psicológico) que aparecen como comportamientos observables. Los comportamientos que vemos son solo la punta del iceberg.
  3. Cambiar nuestro modo de pensar para darle a los niños el beneficio de la duda. Transformar comportamientos difíciles en misterios a ser resueltos, que proveen una oportunidad maravillosa para llegar a conocer mejor al niño de adentro hacia afuera.

Creo firmemente que los padres, maestros y otros profesionales no eligen ignorar el significado de los comportamientos ni quieren que los niños sufran de ninguna manera. Estas situaciones reflejan la falta de información y entrenamiento en neurodesarrollo y no la falta de la mejor de las intenciones. Es simplemente una manera nueva de pensar que aún no es la más corriente.

Los niños con desarrollo atípico dependen de que nosotros descifremos el significado de sus comportamientos y tengamos compasión con una mente abierta.

Es hora de dejar atrás un entendimiento antiguo de los comportamientos de “búsqueda de atención”. Entiendo que este puede ser un tema incómodo, pero aprecio cualquier comentario, sugerencia y discusión.

El artículo original se encuentra en:

http://www.thevisibleparent.com/attention-seeking-to-get-our-attention-understanding-behaviors-in-a-new-way/#sthash.rdYZoB45.dpuf

 

Publica un comentario

Your email address will not be published.