¿PUEDES “ENSEÑAR” EMOCIONES?

Cuando introducimos a los niños en el mundo de las emociones ¿somos conscientes de la importancia que tiene la manera en que lo hacemos?

Hoy queremos compartir esta entrada de affectautism en la que se trata el tema de las emociones. La importancia de conocerlas, experimentarlas y reconocerlas en los que nos rodean. ¡Muy interesante!

En Floortime, se habla mucho sobre las emociones: conciencia emocional, capacidades socio-emocionales tempranas, uso de expresiones emocionales, aceptación de todas las expresiones emocionales en nuestros hijos, etc. Incluso se utiliza en lugar del sustantivo afecto, y que el diccionario compara con la emoción. Pero existe un riesgo cuando solo se consideran las emociones en lugar de los afectos, como se utiliza en el modelo DIR, modelo basado en el Desarrollo, las diferencias Individuales y en las Relaciones.

Etiquetar las Emociones

Se habla mucho sobre las emociones y cómo los padres deberían enseñarles a sus hijos sobre ellas. Hay gráficos para ver el grado de su emoción con zonas verdes, amarillas y rojas. Incluso hay juegos de mesa sobre emociones. Pensemos en lo que hacen estos métodos: ayudan a los niños a etiquetar algo. Sin embargo, estos métodos cognitivos son solo un punto de partida. Pueden ayudar a los niños a memorizar la definición de cada emoción, pero están muy lejos de que los niños comprendan cómo se siente cada emoción.

El Dr. Stanley Greenspan, en muchas de sus charlas, dio un gran ejemplo sobre cómo mostrarle a un niño una tarjeta de memoria de una manzana nunca le puede dar al niño la experiencia de sostener una manzana de verdad en la mano, darle un mordisco y experimentar el jugoso sabor de la manzana. Es a través de esta última experiencia que el niño aprenderá y generalizará lo que es una manzana. ¿Se puede enseñar esto? La respuesta es “NO”. De manera similar, para que un niño realmente aprenda lo que significa sentirse feliz, triste, enojado, celoso o avergonzado, un niño necesitaría experimentar cómo se siente cada emoción.

El objetivo en Floortime no es solo ayudar a los niños a reconocer y etiquetar sus emociones, sino también a apoyar su experiencia y comprensión de ellas. Para hacer esto, necesitan el apoyo de una Relación cálida y enriquecedora, dentro de la cual puedan regular estas complejas emociones a través de interacciones recíprocas afectivas. Mientras que un juego de cartas o de mesa puede ser un punto de partida para etiquetar las emociones, los círculos de comunicación afectivos continuos entre el niño y los demás, pueden enseñar cómo etiquetar las emociones propias.

Aprendiendo Emociones

Más allá de enseñar a nuestros hijos cómo etiquetar las emociones, ¿cómo podemos ayudarlos realmente a aprender sobre sus propias emociones? El primer paso es darles un lugar, lo que significa no cerrar las expresiones emocionales del niño. Cuando decimos cosas como “¡Cálmate!”, “¡Estás bien!”, “¡Para eso ahora mismo!”, “¡No llores!”, “¡Es suficiente!”, estamos cerrando la oportunidad de que nuestros hijos aprendan sobre las emociones. Esto es especialmente confuso para nuestros hijos si nosotros mismos decimos estas cosas con emoción intensa, como gritándoles en voz alta.

¿Por qué hacemos esto? Podría ser que es la forma en que fuimos criados nosotros mismos, y/o debido a nuestra incomodidad frente a expresiones de emoción negativa, o incluso con extremos de emoción positiva. Podría ser que esta muestra de emoción signifique para otros que nuestros hijos no tienen autocontrol, lo cual creemos que refleja en nuestras propias habilidades de crianza. También es indicativo de que nosotros, como cuidadores, no nos sentimos cómodos con nuestras propias emociones. Si no podemos comprender y tolerar nuestras propias emociones, será muy difícil para nosotros tolerar las de los demás.

Para que el desarrollo emocional saludable avance, necesitamos experimentar o sentir todas nuestras emociones, cosa imposible si otros las están apagando. Por lo que, sí, necesitamos la etiqueta para identificar nuestro sentimiento: la experiencia de la emoción. Etiquetar para identificar nos ayudará a aprender y desarrollarnos cuando ocurra espontáneamente dentro de una interacción afectiva con otra persona que se preocupa por acompañar.“¡Oh, puedo ver lo frustrado que estás en este momento!”,“¡Oh, chico, estás realmente emocionado por lo que ha pasado!”,“¡Ohhh, esto es realmente aterrador!”.

También podemos apoyar el aprendizaje de emociones de nuestros hijos cuando notan la emoción en sus compañeros o incluso en nosotros. Tal vez tropezamos con nuestro dedo del pie y gritamos. El niño se sobresalta y nos mira. Podemos decir “¡Ay! ¡Eso realmente duele! ¡Estoy frustrado!”. Tal vez escuchamos a otro niño llorando en el parque. Podemos fomentar la comprensión comentando con mucha emoción en nuestra voz: “Está realmente triste. ¿Me pregunto qué pasó?” o podemos ver a un niño saltando de alegría y comentar:“¡Mira qué emocionado está ese chico de allá!”.

Regulando las Emociones

Otra cuestión importante que se ha mencionado anteriormente es la de la corregulación. Antes de que nuestros niños puedan autorregularse, definido por el Dr. Stuart Shanker como “cuán eficaz y eficientemente un niño lidia con el estrés y luego se recupera”, aprenden a corregularse con su cuidador. Esto implica principalmente comunicación no verbal, que es la comunicación afectiva: expresión facial, tono de voz, gestos, lenguaje corporal, etc. Nuestros hijos pueden corregularse con nosotros cuando se sienten comprendidos a través de nuestra comunicación afectiva. Es decir, nuestras expresiones faciales tranquilizadoras y empáticas, nuestros gestos de simpatía, etc. les ayudarán a calmarse.

¿Ahora comprende mejor la diferencia entre enseñar el etiquetado de las emociones y cómo los niños realmente aprenden sobre sus emociones?

La entrada original de la que se ha obtenido este post se encuentra en http://affectautism.com/2018/06/18/can-you-teach-emotions/

Publica un comentario

Your email address will not be published.